Juicio por accidente de tráfico en Madrid: consecuencias y modo de proceder.

Juicio por accidente de tráfico en Madrid

Marta Heras-Juicio por accidente de tráfico en MadridAspectos esenciales a la hora de valorar los accidentes

Como profesional del derecho me gustaría ofrecerle una perspectiva global sobre todos los problemas y situaciones derivados de los accidentes de tráfico. Soy abogado especialista en Derecho Civil y Penal y me dedico, primordialmente, a la defensa en juicio por accidente de tráfico en Madrid, ciudad en la que desarrollo mi actividad.

Es importante que conozca los principales aspectos implicados en los accidentes, pues son muy variados. Hay que tener en cuenta, en primer lugar, ante qué clase de sucesos nos encontramos: si existe responsabilidad penal (porque alguno de los conductores hubiese ingerido alcohol o drogas, por ejemplo) o meramente civil y la obligación de indemnizar a la víctima o perjudicado. En la mayoría de los casos no será preciso acudir a la vía penal para solucionar el conflicto, bastando con los acuerdos amistosos y los juicios civiles para resarcir a la parte perjudicada.

En segundo lugar, cuando se me presenta un cliente que ha padecido un accidente de circulación he de determinar los daños derivados del mismo. A grandes rasgos, ha de saber que la ley distingue entre los daños materiales (los producidos en el coche) y los daños personales (entre los que están incluidas tanto la muerte como las lesiones físicas y psíquicas) para calcular la indemnización por accidente.

Cada uno de estos tipos de daños van a valorarse siguiendo leyes distintas. Los materiales se rigen según el Código Civil, que exige su prueba y valoración acorde al estado y antigüedad del vehículo. Por su parte, los personales se calculan atendiendo a lo dispuesto en la legislación relativa a la circulación automovilística. En este caso han de ceñirse a una serie de baremos (tablas de lesiones y cantidades) que se actualizan anualmente por el Ministerio de Economía.

Juicio por accidente de tráfico en Madrid

En este punto es imprescindible establecer minuciosamente el número y la entidad de las lesiones sufridas por el cliente. Lo normal en estos casos es que la víctima del accidente sea sometida, al menos, a dos exámenes médicos: el realizado por el personal sanitario a cargo de la compañía aseguradora y, posteriormente, el que yo mismo encargo.

He de confesarle que, en un porcentaje muy elevado de los casos, los médicos que trabajan conmigo detectan un mayor grado de gravedad en las lesiones derivadas del accidente que los enviados por la compañía de seguros.

Cuestiones prácticas

Una vez que he llevado a cabo las actividades a las que me he referido con anterioridad, procedo a determinar la indemnización por accidente de tráfico que corresponde a mi cliente. Por supuesto la cantidad puede variar enormemente: no es lo mismo un accidente con víctimas mortales que unas semanas de baja laboral.

Es muy interesante analizar la evolución que legislativamente han sufrido los accidentes circulatorios. Como cada vez se producen más hechos de este tipo las leyes han tenido que adaptarse a la realidad. No sé si sabrá que nuestro Código Civil es de 1889, año en el que la circulación motorizada era infinitamente más reducida que en la actualidad. Por eso la manera de valorar los accidentes y las indemnizaciones del tráfico ha variado hasta el punto de invertir algunos elementos.

Así encontramos dos importantes avances en esta materia. De un lado, la responsabilidad (para que lo entienda mejor: la culpa del accidente) adquiere un carácter objetivo. Esto quiere decir que los conductores responderán de los efectos de su circulación aunque no hayan tenido la culpa, es decir, aunque el choque o el atropello hayan sido fortuitos. Se es culpable (en el argot legal responsable) porque se conduce. Habría que matizar que en los casos más extremos de imprudencia o mala fe sí aparecen asociadas al accidente sanciones más graves, de carácter penal.

El otro avance importante es la creación de los baremos o tablas indemnizatorios. Sus efectos son importantísimos: favorecen los acuerdos entre aseguradoras; garantizan que las sentencias de los jueces no sean demasiado diferentes y, por tanto, injustas; facilitan la labor de los abogados a la hora de conocer las cantidades que pueden conseguir para sus clientes y de preparar el juicio por accidente de tráfico.

Para que se haga una idea, estos baremos incluyen multitud de elementos que se tienen en cuenta a la hora de fijar la indemnización. Distinguen entre la muerte y las lesiones corporales y psicológicas; valoran además la edad y la situación personal del perjudicado (si está casado, si tiene hijos…); el perjuicio para su trabajo o, incluso, la imposibilidad de seguir desarrollándolo; la concurrencia de dos o más lesiones y muchas otras circunstancias.

Hay también otra novedad interesante en la ley que regula la responsabilidad por la circulación de vehículos a motor: la referencia expresa a los daños morales. La apreciación de los daños morales o psicológicos siempre ha sido objeto de debate entre los expertos en derecho. Su difícil análisis y cuantificación llevaban a ser ignorados por algunos jueces y gradualmente aceptados por otros. No había unanimidad en su tratamiento y se decide resolver la cuestión legalmente. Las indemnizaciones establecidas en las tablas que le he comentado incluyen entre sus cuantías los daños morales.

Jose Antonio R.R. un ejemplo de un juicio por accidente de tráfico en Madrid

Jose Antonio R.R. un ejemplo de un juicio por accidente de tráfico en Madrid

Demandas por accidente de tráfico

Siempre recomiendo a mis clientes que luchen hasta el final para ver satisfechos sus derechos. A veces prefieren no segur mis directrices y pactan una cantidad inferior a la que se merecen. Son pocas las ocasiones y en todas las que se me han presentado podría haberles conseguido más dinero. Sin embargo, en el resto de casos peleamos hasta el final.

Por ejemplo, en el caso de José Antonio R. R., que había sufrido lesiones en el codo de la mano derecha, le preocupaba la lentitud de la justicia (¿cuánto dura un juicio por accidente de tráfico? me preguntaba) y el ponerse nervioso ante el juez. La aseguradora, a pesar de hacer un esfuerzo de última hora y aumentar la indemnización que ofrecía, no alcanzaba la cantidad que reclamaba para José Antonio R. R.

Planteé la situación a mi cliente, presentamos una demanda civil y se celebró el juicio. Gracias a las instrucciones que le di no se puso nervioso y mantuvo la compostura en todo momento. El juez dudaba sobre las lesiones de José Antonio R. R., sobre si le impedían desarrollar su trabajo de siempre (era tornero en una cooperativa de cerámica). Afortunadamente las declaraciones testificales de dos compañeros de trabajo y el dictamen médico que presenté acabaron decantando la decisión del juez a nuestro favor, con el resultado de sentencia favorable.

Frente a los 47.000€ que le ofrecían en un principio, la sentencia reconoció en favor de José Antonio R. R. un total de 122.000€ (82.000€ más). De esta forma pudo costear los gastos de rehabilitación, los 26 días de baja laboral y compensó la pérdida de ingresos derivada de su cambio de trabajo (siguió en la misma empresa pero en un puesto inferior, con la consiguiente rebaja salarial).

Como cada caso es muy personal, le agradecería que se pusiera en contacto conmigo para resolver sus dudas si ha sufrido un accidente de tráfico en Madrid. Conseguiré que se haga justicia con usted.

Marta Heras

Marta Heras

Tras diplomarse en Derecho con honores, se terminó especializando en Derecho Procesal, Derecho de Daños y Derecho Penal. Con grandes dotes como penalista, se ha posicionado como una de las mejores legalistas en lo que se refiere a negligencias y daños en vía pública, indemnizaciones por accidentes de tráfico y daños a terceros por infracciones en carretera.
Marta Heras

(Dando servicio a ciudades como: Leganés, Móstoles, Alcobendas, Las  Rozas, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *