Cómo aplicar las reglas para calcular indemnización por accidente en Madrid

Calcular indemnización por accidente en Madrid

Calcular indemnización por accidente en Madrid¿Como calcular una indemnizacion por accidente? Una parte relevante de los accidentes de tráfico que arrojan las consecuencias más dolorosas y costosas desde los puntos de vista físicos de los ocupantes y peatones y de los daños materiales, se producen en las grandes ciudades. Es verdad que el ejercicio para calcular una indemnizacion por accidente en Madrid es igual de compleja que para el resto de localidades españolas; sin embargo, su cuantía suele ser muy superior, por cuanto las velocidades autorizadas en las proximidades y la densidad de tráfico son mayores que en las carreteras convencionales de la mayoría de los ayuntamientos españoles, y, habitualmente, por tanto, las consecuencias económicas de los impactos son más cuantiosas.

Los baremos y la cuantificación económica de los accidentes desde un punto de vista personal, esto es, la que evalúa las lesiones corporales de los conductores y del resto de ocupantes de los vehículos, está configurada por igual en las tablas anexas del texto refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor. La disposición por grupos temáticos no es sino un nuevo intento de clarificación del legislador, pero su abrumador acopio de datos, hace difícil, y sobre todo desaconsejable, avanzar a los legos en la materia tanto como caminar descalzo en una jungla.

Ese es el término que, precisamente, podría definir las tablas del anexo citado de la normativa vigente en materia de accidentes de circulación, y su objetivo final para calcular las indemnizaciones de tráfico: se trata de una jungla en la que siempre es necesario contar con la ayuda de un especialista que sepa desentrañar los baremos existentes, conozca la forma de aplicarlos y deseche las opciones menos favorables a los que reclaman su derecho a obtener tales pagos por accidente de tráfico.

La legislación actual para el cálculo de las indemnizaciones de tráfico es heredera de numerosas modificaciones legislativas previas en un campo en el que se ha avanzado mucho en la fijación de las responsabilidades y la identificación de los daños. Baste, como ejemplo, que en los citados anexos se especifica casi cada pieza del cuerpo humano, al menos las más relevantes desde un punto de vista orgánico, funcional y estético, que pudiera haber resultado afectada por un accidente de tráfico. Desde un ojo a la médula espinal, y, por supuesto, hasta el desenlace irreversible del fallecimiento.

Directiva europea

La legislación española de 2004 sobre indemnizaciones por accidente de tráfico tuvo que incorporar, precisamente, una Directiva comunitaria del año 2000 del Parlamento europeo y del Consejo, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados miembros sobre el seguro de responsabilidad civil derivada de la circulación de vehículos. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) dispensa, por lo menos hasta el momento, de tributar, aunque no dejar de declarar, por los importes dinerarios percibidos por los afectados de los accidentes de tráfico.

First Aid Wrapping A Bandage Around Injured Hand

 

Caso de cómo calcular indemnización por accidente en Madrid

En marzo de 2014, Rocío M. C., de 39 años, acudió a nuestro despacho tras haber tenido que enterrar a su padre y a su madre, semanas antes, como consecuencia de un accidente de tráfico, en lo que fue un choque frontal con otro vehículo en la carretera Nacional VI, ahora autovía de las Rías Baixas en Galicia, centro del término municipal de Madrid. Sus padres perdieron la vida en la carretera a su regreso de una estancia de unos días en compañía de unos familiares.

Según el expediente de la unidad de reconstrucción de accidentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, el siniestro doblemente mortal se produjo una vez que el vehículo de los padres de Rocío fue embestido violentamente por otro en sentido contrario, que, previamente se había saltado la mediana de seguridad por una zona no protegida por el clásico muro de hormigón. Lo hizo, por el contrario, justo por la zona que los carriles están libres de esta separación tan contundente, y que es sustituida por unas cadenas de eslabones de acero dispuestas disuasoriamente de forma paralela y perpendicular que impiden el paso de los vehículos para cambiar de carril.

Vía penal

En el procedimiento, que se principió por la vía penal y en el que participó junto a la acusación particular que llevaba este despacho, el Ministerio Fiscal, al considerar su representante que existía un delito de homicidio imprudente, tipificado en el artículo 142 del Código Penal. Este impone el castigo de penas de 1 a 4 años de prisión, además de invocar subsidiariamente también los delitos del capítulo IV del mismo cuerpo legal, los referidos a los delitos contra la seguridad vial, expresados en los artículos del 379 y siguientes.

El siniestro, según el fiscal, a cuyo informe se adhirieron los abogados de este despacho hasta la conclusiones definitivas, en que nos apartamos para solicitar del juez de lo Penal la pena máxima del tipo delictivo, además de las indemnizaciones pertinentes, se produjo más o menos así: mientras el matrimonio formado por Juan M. y M. C circulaban en su vehículo, sobre la 1.30 de la madrugada, por la carretera Nacional II, en dirección Galicia, a una velocidad de entre 90 y 95 kilómetros por hora, en sentido contrario a la vez circulaban M. F. y S. B.. en coches distintos y en paralelo, viajando solos, como en una carrera entre los dos vehículos en paralelo.

En un momento dado, el vehículo conducido por S.B. un Audi A3, dio un golpe con el lateral de su carrocería a en la zona lateral del coche conducido por M. F. un BMW. A consecuencia del impacto lateral, el BMW salió despedido hacia el sentido contrario de la marcha, golpeando la mediana formada y protegida por cadenas, invadiendo el carril contrario, e impactando con el vehículo del matrimonio prácticamente de frente. El matrimonio falleció en el acto. El conductor del BMW y que chocó con el vehículo de matrimonio, un Citroën C-2, apenas salió herido, salvo algunas contusiones en la rodilla y zona lumbar de la espalda.

 

La tesis

El juez aceptó la tesis del fiscal y de la acusación particular y condenó a los dos pilotos por considerar que se había producido una negligencia e imprudencia en la conducción. Los condenó a ambos a cuatro años de prisión, además de a la privación del carné de conducir. El magistrado evitó saltar al tipo más alto, de hasta 5 años de prisión, que faculta el artículo 381 del Código Penal.

De conformidad con lo dispuesto en el artículo 116 del mismo cuerpo legal, toda persona responsable criminalmente de un delito lo es también civilmente si del hecho se derivasen daños o perjuicios, de modo que el acusado y condenado tenía que abonar las indemnizaciones correspondientes calculadas y establecidas por el fallecimiento de los padres de Rocío.

Llegado a este punto, volvemos al galimatías de los anexos de la Ley de la Responsabilidad Civil y Seguro, que evalúa las indemnizaciones en euros desde las incapacidades leves o permanentes y severas hasta el fallecimiento, pasando por los daños estéticos, a las que están obligadas las compañías aseguradoras de los vehículos.

Recordando el artículo 4 de la citada ley, que establece los topes de indemnizaciones por accidente de tráfico en 70 millones de € para las personas, independientemente del número de afectados, y de 15 millones de € para daños materiales, la tabla manifestaba claramente que por el fallecimiento de los padres la hija debía cobrar algo más de 57.000 € por cada progenitor. A esto se añaden coeficientes correctores de todo tipo, como los relacionados con la edad de la víctima, su sueldo o si tiene más hijos de más o de menos de 25 años, con un aumento de hasta el 100% si se cumplen ciertos requisitos incluidos en las tan manidas tablas.

Marta Heras

Marta Heras

Tras diplomarse en Derecho con honores, se terminó especializando en Derecho Procesal, Derecho de Daños y Derecho Penal. Con grandes dotes como penalista, se ha posicionado como una de las mejores legalistas en lo que se refiere a negligencias y daños en vía pública, indemnizaciones por accidentes de tráfico y daños a terceros por infracciones en carretera.
Marta Heras

(Dando servicio a ciudades como: Getafe, Coslada, Alcalá de Henares, Parla, etc)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *