Juicio por accidente de tráfico en Madrid: consecuencias y modo de proceder.

Juicio por accidente de tráfico en Madrid

Marta Heras-Juicio por accidente de tráfico en MadridAspectos esenciales a la hora de valorar los accidentes

Como profesional del derecho me gustaría ofrecerle una perspectiva global sobre todos los problemas y situaciones derivados de los accidentes de tráfico. Soy abogado especialista en Derecho Civil y Penal y me dedico, primordialmente, a la defensa en juicio por accidente de tráfico en Madrid, ciudad en la que desarrollo mi actividad.

Es importante que conozca los principales aspectos implicados en los accidentes, pues son muy variados. Hay que tener en cuenta, en primer lugar, ante qué clase de sucesos nos encontramos: si existe responsabilidad penal (porque alguno de los conductores hubiese ingerido alcohol o drogas, por ejemplo) o meramente civil y la obligación de indemnizar a la víctima o perjudicado. En la mayoría de los casos no será preciso acudir a la vía penal para solucionar el conflicto, bastando con los acuerdos amistosos y los juicios civiles para resarcir a la parte perjudicada.

En segundo lugar, cuando se me presenta un cliente que ha padecido un accidente de circulación he de determinar los daños derivados del mismo. A grandes rasgos, ha de saber que la ley distingue entre los daños materiales (los producidos en el coche) y los daños personales (entre los que están incluidas tanto la muerte como las lesiones físicas y psíquicas) para calcular la indemnización por accidente.

Cada uno de estos tipos de daños van a valorarse siguiendo leyes distintas. Los materiales se rigen según el Código Civil, que exige su prueba y valoración acorde al estado y antigüedad del vehículo. Por su parte, los personales se calculan atendiendo a lo dispuesto en la legislación relativa a la circulación automovilística. En este caso han de ceñirse a una serie de baremos (tablas de lesiones y cantidades) que se actualizan anualmente por el Ministerio de Economía.

Juicio por accidente de tráfico en Madrid

En este punto es imprescindible establecer minuciosamente el número y la entidad de las lesiones sufridas por el cliente. Lo normal en estos casos es que la víctima del accidente sea sometida, al menos, a dos exámenes médicos: el realizado por el personal sanitario a cargo de la compañía aseguradora y, posteriormente, el que yo mismo encargo.

He de confesarle que, en un porcentaje muy elevado de los casos, los médicos que trabajan conmigo detectan un mayor grado de gravedad en las lesiones derivadas del accidente que los enviados por la compañía de seguros.

Cuestiones prácticas

Una vez que he llevado a cabo las actividades a las que me he referido con anterioridad, procedo a determinar la indemnización por accidente de tráfico que corresponde a mi cliente. Por supuesto la cantidad puede variar enormemente: no es lo mismo un accidente con víctimas mortales que unas semanas de baja laboral.

Es muy interesante analizar la evolución que legislativamente han sufrido los accidentes circulatorios. Como cada vez se producen más hechos de este tipo las leyes han tenido que adaptarse a la realidad. No sé si sabrá que nuestro Código Civil es de 1889, año en el que la circulación motorizada era infinitamente más reducida que en la actualidad. Por eso la manera de valorar los accidentes y las indemnizaciones del tráfico ha variado hasta el punto de invertir algunos elementos.

Así encontramos dos importantes avances en esta materia. De un lado, la responsabilidad (para que lo entienda mejor: la culpa del accidente) adquiere un carácter objetivo. Esto quiere decir que los conductores responderán de los efectos de su circulación aunque no hayan tenido la culpa, es decir, aunque el choque o el atropello hayan sido fortuitos. Se es culpable (en el argot legal responsable) porque se conduce. Habría que matizar que en los casos más extremos de imprudencia o mala fe sí aparecen asociadas al accidente sanciones más graves, de carácter penal.

El otro avance importante es la creación de los baremos o tablas indemnizatorios. Sus efectos son importantísimos: favorecen los acuerdos entre aseguradoras; garantizan que las sentencias de los jueces no sean demasiado diferentes y, por tanto, injustas; facilitan la labor de los abogados a la hora de conocer las cantidades que pueden conseguir para sus clientes y de preparar el juicio por accidente de tráfico.

Para que se haga una idea, estos baremos incluyen multitud de elementos que se tienen en cuenta a la hora de fijar la indemnización. Distinguen entre la muerte y las lesiones corporales y psicológicas; valoran además la edad y la situación personal del perjudicado (si está casado, si tiene hijos…); el perjuicio para su trabajo o, incluso, la imposibilidad de seguir desarrollándolo; la concurrencia de dos o más lesiones y muchas otras circunstancias.

Hay también otra novedad interesante en la ley que regula la responsabilidad por la circulación de vehículos a motor: la referencia expresa a los daños morales. La apreciación de los daños morales o psicológicos siempre ha sido objeto de debate entre los expertos en derecho. Su difícil análisis y cuantificación llevaban a ser ignorados por algunos jueces y gradualmente aceptados por otros. No había unanimidad en su tratamiento y se decide resolver la cuestión legalmente. Las indemnizaciones establecidas en las tablas que le he comentado incluyen entre sus cuantías los daños morales.

Jose Antonio R.R. un ejemplo de un juicio por accidente de tráfico en Madrid

Jose Antonio R.R. un ejemplo de un juicio por accidente de tráfico en Madrid

Demandas por accidente de tráfico

Siempre recomiendo a mis clientes que luchen hasta el final para ver satisfechos sus derechos. A veces prefieren no segur mis directrices y pactan una cantidad inferior a la que se merecen. Son pocas las ocasiones y en todas las que se me han presentado podría haberles conseguido más dinero. Sin embargo, en el resto de casos peleamos hasta el final.

Por ejemplo, en el caso de José Antonio R. R., que había sufrido lesiones en el codo de la mano derecha, le preocupaba la lentitud de la justicia (¿cuánto dura un juicio por accidente de tráfico? me preguntaba) y el ponerse nervioso ante el juez. La aseguradora, a pesar de hacer un esfuerzo de última hora y aumentar la indemnización que ofrecía, no alcanzaba la cantidad que reclamaba para José Antonio R. R.

Planteé la situación a mi cliente, presentamos una demanda civil y se celebró el juicio. Gracias a las instrucciones que le di no se puso nervioso y mantuvo la compostura en todo momento. El juez dudaba sobre las lesiones de José Antonio R. R., sobre si le impedían desarrollar su trabajo de siempre (era tornero en una cooperativa de cerámica). Afortunadamente las declaraciones testificales de dos compañeros de trabajo y el dictamen médico que presenté acabaron decantando la decisión del juez a nuestro favor, con el resultado de sentencia favorable.

Frente a los 47.000€ que le ofrecían en un principio, la sentencia reconoció en favor de José Antonio R. R. un total de 122.000€ (82.000€ más). De esta forma pudo costear los gastos de rehabilitación, los 26 días de baja laboral y compensó la pérdida de ingresos derivada de su cambio de trabajo (siguió en la misma empresa pero en un puesto inferior, con la consiguiente rebaja salarial).

Como cada caso es muy personal, le agradecería que se pusiera en contacto conmigo para resolver sus dudas si ha sufrido un accidente de tráfico en Madrid. Conseguiré que se haga justicia con usted.

Marta Heras

Marta Heras

Tras diplomarse en Derecho con honores, se terminó especializando en Derecho Procesal, Derecho de Daños y Derecho Penal. Con grandes dotes como penalista, se ha posicionado como una de las mejores legalistas en lo que se refiere a negligencias y daños en vía pública, indemnizaciones por accidentes de tráfico y daños a terceros por infracciones en carretera.
Marta Heras

(Dando servicio a ciudades como: Leganés, Móstoles, Alcobendas, Las  Rozas, etc.)

Denuncia por accidente de tráfico en Madrid: conoce tus derechos. El presunto negocio de los accidentes de tráfico.

Denuncia por accidente de tráfico en Madrid-Fernando Camacho

Denuncia por accidente de tráfico en Madrid

Son continuas las referencias en los medios de comunicación a algún juicio por accidente de tráfico, y es sabido que el perjudicado en un accidente de tráfico tiene derecho a una indemnización por las lesiones sufridas. ¿Quién no ha participado de alguna conversación sobre una denuncia por accidente de tráfico o conocido a alguien con secuelas por accidente de tráfico?
La relativa facilidad con que en otros tiempos se pagaban cuantiosas indemnizaciones hizo proliferar las reclamaciones hasta el punto de convertir este campo en un semillero de fraudes, y las compañías cada vez son más reticentes a llegar a acuerdos sin forzar al perjudicado arecurrir a los tribunales.

Pero no siempre hace falta llegar tan lejos, por lo que lo más apropiado en estos casos es acudir cuanto antes a un abogado experto, quien tras un análisis de la situación, determinará la conveniencia de formular una denuncia y proporcionará una estimación realista de la valoración del daño, porque sabe calcular indemnizaciones por accidente de tráfico.

Eso fue lo que hizo Juan P.R., que acudió a mi despacho por recomendación de otro cliente al que le había gestionado una denuncia por accidente de tráfico en Madrid.

Juan P.R. un caso de denuncia por accidente de tráfico en Madrid

El accidente y sus consecuencias: daños materiales y personales.

Juan P.R. conducía por la ciudad. Mientras estaba detenido en un semáforo, otro coche colisionó violentamente con el suyo por detrás. El otro conductor iba despistado y no fue capaz de evitar el golpe, aceptó su culpabilidad y ambos cubrieron la declaración amistosa de la que dieron parte a sus respectivas aseguradoras.

Un operativo de la Policía que se encontraba en las inmediaciones acudió al lugar de los hechos y levantó el correspondiente atestado.

Al ver que Juan P.R.sentía un fuerte dolor en la zona del cuello, los agentes le aconsejaron que fuera al servicio de urgencias del hospital, donde el facultativo de guardia le diagnosticó una cervicalgia postraumática por accidente de tráfico.

Como el dolor cervical no remitía, Juan P.R acudió a un médico especialista, que le prescribió un tratamiento rehabilitador. En esas condiciones, estuvo de baja médica y recibiendo sesiones de fisioterapia durante tres meses, cuando el médico concluyó que no podía hacerse nada más para curar su lesión, que sería permanente.

Denuncia-por-accidente-de-tráfico-en-Madrid

La oferta motivada.

Los daños materiales del coche de Juan P.R fueron reparados tras alcanzar las aseguradoras un acuerdo por la vía de los convenios que tienen entre ellas al efecto.

La compañía culpable le hizo a Juan P.R una oferta económica por sus lesiones y él me pidió que le informase del coste de una denuncia por accidente de tráfico en Madrid para el caso de que lo que le habían ofrecido fuera menos de lo debido.

Examiné las condiciones generales y particulares de su seguro y pude despejar inmediatamente una de sus dudas: la reclamación no le costaría nada porque en su póliza tenía contratada la cobertura de defensa jurídica que le permitía elegirme para defender sus intereses con cargo a su propiaaseguradora.

Restaba analizar si se había aplicado correctamente el sistema para la valoración de los daños personales recogido en la ley reguladora de la responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, con las cuantías aprobadas por la Dirección General de Seguros para el año en curso.

Y aquí detecté varios errores, porque la indemnización solo comprendía la indemnización básica por incapacidad temporal, consistente en 58,41 € por cada día en que Juan P.R había estado de baja médica, pero no el llamado lucro cesante, esto es, lo que había dejado de ganar porque la prestación que percibió durante el período de incapacidad era inferior a lo que habría ganado de no haberse producido el accidente. Esa pérdida ascendía a 1.365,00 €.

No se reconocían las secuelas causadas por el accidente de tráfico, que el médico que le trató calificó de síndrome postraumático cervical moderado, valorable en 3.103,76 €, ni el 10% del factor de corrección por esas lesiones permanentes, ni el reembolso de los gastos médicos y de fisioterapia, que le habían costado 1.380,00 €.

¿Denuncia o negociación?

Juan P.R. un caso de denuncia por accidente de tráfico en Madrid

A pesar de que aún estábamos dentro del plazo de seis meses para denunciar el accidente ante el Juzgado de Guardia, como contábamos con el reconocimiento de culpa por el causante del daño, así como con el atestado policial del que no se desprendía dato alguno que permitiera afirmar que estábamos ante un delito penal, mi consejo fue recurrir a la vía civil para reclamar la indemnización sin necesidad de alargar el proceso con la formulación de una denuncia penal que terminaría siendo archivada, lo que nos obligaría a volver a empezar de cero.

Contacté con la compañía contraria para rechazar su oferta, y a pesar de la inicial negativa de la aseguradora a negociar un incremento, tras analizar la documentación médica que tenía en mi poder y el atestado policial reconoció que no estaba pidiendo más de lo legalmente previsto, y frente a la indemnización inicialmente ofrecida de 5.315,31 €, aceptó la reclamación y le abonó a Juan P.R un total de11.474, 44 €.

Así, por no precipitarse y seguir mi consejo, Juan P.R. resultó justamente indemnizado, obtuvo 6.159,13 € más de los que le habían ofrecido, y sin que ello le supusiera coste alguno pues mis honorarios los pagó su aseguradora.

Fernando Camacho

Fernando Camacho

Es ilustre abogado con licenciatura en Derecho. Con una trayectoria profesional que arrancó en el año 1986, es reconocido profesor titular de Derecho Civil, de Circulación y Penal, especializado con láurea en sus distintas disciplinas, lo que le permite abarcar áreas tan diversas como: accidentes de tráfico, daños y perjuicios derivados de negligencias en vía pública, indemnizaciones a terceros por infracciones e irresponsabilidades viarias, etc.
Fernando Camacho

(Admitimos clientes de: Getafe, Coslada, Alcalá de Henares, Parla, etc.)